¿De qué hablamos cuando nos referimos al maltrato? ¿Por qué este tipo de violencia es diferente a cualquier otro? ¿Sólo la violencia física es considerada maltrato?

Derechos de las trabajadoras autónomas víctimas de violencia de género

          Para poder hacer efectivos los derechos que la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de Diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (LOMPIVG) otorga a las mujeres víctimas de este tipo de violencia es imprescindible que presentes la Sentencia por la que se condenó a tu pareja por agresión, la orden de protección dictada por el/la Juez/a tu favor o excepcionalmente, el informe del Ministerio Fiscal que indique la existencia de indicios de que eres víctima de violencia de género mientras hasta que se dicte la orden de protección.

        Una trabajadora autónoma es toda mujer mayor de 18 años que de forma habitual realiza una actividad económica que le genera unos ingresos y que no tiene un contrato de trabajo. Ejemplos de trabajadores autónomos son los escritores de libros, titulares de explotacions agrícolas, profesionales que ejerzan una actividad por su cuenta y que tengan que incorporarse a un Colegio Profesional que se haya integrado en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y aquellos que tengan la titularidad de un establecimiento abierto al público como propietarios, usufructuarios, arrendatarios o cualquier otro concepto análogo.

        Si perteneces a este colectivo de mujeres que trabajan por su cuenta y tienes que dejar de hacerlo por ser víctima de violencia de género no estarás obligada a cotizar durante un periodo de seis meses que serán considerados como si estuvieses cotizando a efectos de prestaciones de la Seguridad Social. Además, tu situación será considerada como si estuvieses de alta y podrás acceder a las prestaciones de la Seguridad Social y mantener el derecho a la asistencia sanitaria de la Seguridad Social.